martes, 30 de octubre de 2012

Libertad y Responsabilidad


Libertad y responsabilidad van de la mano, por lo tanto cuando recibimos elogios por una acción realizada no tenemos problema en admitir la responsabilidad. Pero cuando procedemos mal o se nos reprocha por algo, muchas veces buscamos excusarnos no aceptando nuestra responsabilidad. Rehusar la propia responsabilidad es negar la libertad de la acción realizada.
Situación 1: un automovilista conduce su auto por una avenida de la ciudad, por la noche, a velocidad permitida. Las luces del vehículo están en la posición correcta. Cruza con el semáforo en verde, pero, repentinamente, se aparece un peatón que atraviesa la avenida. Intenta esquivarlo. Hace una maniobra brusca, pasa al carril opuesto y atropella un motociclista que venía en sentido contrario, quien sufre varias heridas al caer al asfalto. 
¿El automovilista actuó libremente? ¿Por qué? ¿Es responsable de las heridas causadas al motociclista? ¿Por qué?
Situación 2: Un automovilista conduce su auto por una avenida de la ciudad, por la noche, a gran velocidad (superior a la permitida). Uno de los faros delanteros de su vehículo esta averiado. Cruza con el semáforo en amarillo, pero, repentinamente, se aparece un peatón que atraviesa la avenida. Intenta esquivarlo. Hace una maniobra brusca, se pasa al carril opuesto y atropella a un motociclista que venía en sentido contrario, quien sufre heridas graves al caer al asfalto.
¿El automovilista actuó libremente? ¿Por qué? ¿Es responsable de las heridas causadas al motociclista? ¿Por qué? 

1 comentario: