martes, 30 de octubre de 2012

¿Cuál es la forma de gobierno de Argentina?


El artículo 1 de la Constitución dice: “La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa, republicana y federal”.
La forma representativa esta especificada en el articulo22; en el artículo 37 se establece que es a través del sufragio universal, secreto y obligatorio admitiendo la forma semi-directa.
La forma republicana significa que el pueblo es soberano, hay igualdad de derechos entre ciudadanos, etc.
Federal significa que el Estado es federal, es decir que el país está dividido en unidades menores. En el artículo 5 se establece que cada provincia debe conformar su propio Estado y Constitución siempre respetando la Constitución Nacional. 

¿De qué habla la Constitución?


El preámbulo es la introducción de la Constitución, donde los constituyentes que debatieron y la aprobaron nos dicen quienes son y cómo y para que hicieron la Constitución.

El objetivo de la 1° parte es poner límites y orden al ejercicio del poder:
v Las declaraciones se refieren a cuestiones como la forma de gobierno o el nombre del país;
v Los derechos son atribuciones que tienen las personas por el solo hecho de serlo;
v Las garantías son mecanismos para proteger los derechos; por ejemplo: el recurso de amparo.

En la 2° parte se determina la organización del Gobierno Nacional, el Gobierno de cada una de las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires estableciendo atribuciones y funciones de los tres poderes. 

La división de poderes


En una republica la autoridad pública se debe distribuir en forma horizontal en tres poderes:
ü  Poder Legislativo: elabora las leyes.
ü  <!--[endif]-->Poder Ejecutivo: administra el país.
ü  <!--[endif]-->Poder Judicial: juzgan los conflictos mediante la aplicación de la ley.
Contrapesos: Como se controlan los poderes
La división de poderes existe para que éstos se coordinen y se controlen unos a otros. En la Argentina, la Constitución establece que:
§  Los legisladores hacen las leyes y los jueces las aplican; pero los jueces no deben aplicar leyes que se opongan a la Constitución.
§Los legisladores controlaran a los jueces y pueden hacerles un juicio para desalojarlos de su cargo si se comprueba su mal desempeño.
§El presidente de la Nación puede vetar los proyectos de ley sancionados por el Poder Legislativo.
Esto sirve como garantía para que ningún poder pueda hacer lo que quiera sin límites.

Las formas de gobierno


La monarquía se subdivide en dos tipos:
  • Monarquía Absoluta: donde toda la autoridad está concentrada en el rey,  que gobierna sin límites. Su cargo es vitalicio y hereditario.
  • Monarquía Parlamentaria: donde la autoridad del monarca está limitada por un cuerpo legislativo electivo.

Una forma de gobierno no es lo mismo que un régimen político. A diferencia de las monarquías, las republicas presentan estas características:
·         El poder está repartido;
·         Todos los ciudadanos son iguales, libres y participan de alguna forma, en la creación de leyes;
·         Los cargos de gobierno son periódicos;
·         Las medidas que tome el gobierno deben ser públicas.

La Constitución Nacional


Constituciones y leyes
Una constitución es una ley de leyes a las que deben someterse gobernantes y gobernados, que sirve fundamentalmente para organizar un país y proteger los derechos de los habitantes.

Un poco de historia
A fines del siglo XVIII se produjeron dos revoluciones: una en Estados Unidos y otra en Francia. En ambos países era necesaria una nueva organización política por ello adoptaron el constitucionalismo (una forma de organización que establece un gobierno basado en las leyes, es decir que ese gobierno no está dirigido por la voluntad omnipotente o individual de un rey sino que se somete a los límites que impone la ley).

¿Qué hay que tener para ser una Constitución?
ü  Un texto que declare su propia supremacía sobre todas las otras normas – leyes, decretos, resoluciones – que dictan posteriormente. Ninguna ley puede contradecir lo establecido en su Constitución ya no sería aplicadas.
ü  Una declaración de derechos de todos los habitantes y las maneras de garantizar su ejercicio efectivo.
ü  Normas que establezcan un gobierno divido en tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.
ü El modo en que la Constitución debe reformarse en el fututo.

Partidos Políticos


Como hemos visto, las elecciones son un elemento básico en la democracia y en ella, los partidos políticos cumplen un rol fundamental. Todos los presidentes desde la ley Sáenz Peña han pertenecido a dos partidos políticos:
La Unión Cívica Radical (UCR) es el partido más antiguo de la Argentina. Fundado en 1891 por Leandro Alem tuvo como objetivo la lucha por las elecciones limpias que garantizaran el sistema democrático.
El Partido Justicialista fue fundado por Juan Domingo Perón en 1947 cuando se unificaron los sectores que lo habían apoyado un año antes. 

Las últimas dictaduras en Argentina


Durante la llamada Revolución Argentina que tuvo lugar entre los años 1966 y 1973 se creó un estatuto que reemplazaba a la Constitución y pretendía transformar en legales a los gobiernos que eran ilegales por su origen. El gobierno reprimió, encarcelo u obligo a dejar el país a las personas que no estaban de acuerdo a sus políticas.
Sin embargo, el Golpe de Estado de 1976 fue el más terrible: también se suspendió la Constitución y se la reemplazo con un estatuto, pero el ejercicio del terrorismo de Estado dejo un saldo de aproximadamente 30 mil personas desaparecidas. También de ella resulto una grave crisis económica debido a un endeudamiento extranjero y una guerra dolorosamente perdida como lo fue la de Malvinas. 

La ciudadanía


Para entender el concepto actual de ciudadano debemos primero hacer un recorrido por la historia política:
*      En la Antigua Grecia, ciudadano era todo varón libre, adulto, nacido en la ciudad e hijo de padres que también habían nacido en la ciudad. Si cumplía estos requisitos podía participar en el gobierno directamente.
*      El concepto de ciudadanía resurgió a fines del siglo XVIII con la revolución de Estados Unidos y la Francesa. Hasta ese momento las personas eran súbditos del rey y tenían que obedecerle; por el contrario, los ciudadanos son personas con derechos que obedecen a la ley. Fue en esta época donde comenzaron a tener vigencia los principios de igualdad, libertad y fraternidad.
Entonces, un ciudadano es un titular de derechos con la característica esencial del derecho al sufragio, a la libre elección de quienes van a gobernar en su nombre.
En la actualidad, el sufragio es obligatorio, universal (porque pueden votar todos los mayores que acrediten su identidad y figuren como habilitados en los padrones) y secreto (para que nadie pueda enterarse del voto de una persona, lo que permite expresar libremente su voluntad y garantiza que no tenga que votar presionada por otras personas). 

La democracia & la Justicia social


Que el gobierno sea democrático (¿Te acordás?: se votan a los gobernantes, las leyes las dictan los funcionarios elegidos por el pueblo, etc.) no siempre significa que las condiciones de vida de las personas sean satisfactorias. Hay situaciones de injusticia porque a gran parte de la población le falta comida, vivienda, vestimenta y educación. Los ciudadanos tienen derechos políticos porque votan y tienen la posibilidad de ser elegidos para los cargos de gobierno, pero ¿qué pasa con los derechos sociales a la alimentación, al trabajo, a la salud, a la vivienda, entre otros?
Un importante politólogo llamado Guillermo O’Donell sostiene que la democracia es la suma de los derechos políticos y sociales. Si se da esta suma estamos frente a una democracia plena; por ello, para este autor, la democracia es una forma de gobierno que protege los derechos sociales. 

La democracia como forma de vida


La democracia no es solo una forma de gobernar sino una forma de actuar en todos los grupos de pertenencia. Por ejemplo en una familia hay democracia cuando, sin que se pierda la autoridad de los padres, todos pueden opinar y hacer valer sus motivos; hay democracia en la escuela cuando, dentro de los límites impuestos por las normas de la convivencia y la competencia que les corresponde a las autoridades, se escucha a todos exponer sus razones, hacer sus peticiones, fundamentar sus reclamos. Hay democracia cuando no hay grupos que hacen valer su predominio por la fuerza o por el uso de expresiones o gestos hirientes, y entre todos resuelven la cuestiones que hacen al vivir cotidiano de la escuela.

La democracia semi-directa

En el articulo 22 de la Constitución Argentina se establece la democracia representativa como forma de gobierno. Sin embargo, no se abandona el ideal de democracia directa, pero ¿Cómo lograr que cada integrante de la comunidad participe en las decisiones de gobierno que le afectan a él, a su familia o a sus conciudadanos?
En Argentina, la Constitucion establece algunos mecanismos para que la gente se pronuncie directamente sobre cuestiones colectivas importantes e indique a sus representantes que decisiones deben tomar. La consulta popular y la iniciativa popular son ejemplos de este tipo de mecanismos.
En 1984 durante el gobierno de Raúl Alfonsín se convoco a una consulta popular no-vinculante para ver de que manera resolver un conflicto de límites con Chile en el cual se llego a pensar en un enfrentamiento armado, ese año debía firmarse un tratado para solucionar el conflicto. La consulta era si el pueblo estaba a favor o en contra de que se firmara el tratado. 

Tipos de Democracia: Directa & Representativa


En la Antigua Grecia los ciudadanos participaban directamente de las decisiones del gobierno. En el ágora (plaza enorme) los varones de Atenas se encontraban, discutían y dialogaban sobre los asuntos públicos y luego participaban de asambleas populares donde se votaban las medidas a tomar. Este tipo de democracia se conoce como democracia directa. 
En el mundo moderno (a partir del siglo XVIII) la cantidad de población y la complejidad de las sociedades hicieron imposible este tipo de democracia. Entonces, se implemento la democracia representativa que consiste en que los ciudadanos elijen un conjunto de representantes (diputados, gobernantes, senadores, consejales, presidente) que gobiernan en nombre del pueblo. Estos representantes consideran los problemas toman las medidas, las decisiones, dictan leyes o decretos para solucionarlos. 

¿De qué hablamos cuando hablamos de democracia?


El concepto de democracia tiene que ver con ideas y valores como la libertad, la igualdad de las personas, la ley, etc. Pero antes que nada es un régimen político, lo que hace referencia a un conjunto de procedimientos a través de los cuales los gobernantes llegan a sus cargos en el gobierno. Hay dos maneras básicas de acceder a un gobierno y es clave para definir al régimen:
La elección a través del voto à el régimen es democrático
Otros mecanismos como la herencia à el régimen no es democrático.
En un país democrático no basta solo con votar, se deben dar también otras condiciones como:
v  Que todas las personas adultas tengan el derecho de votar y no exista ningun tipo de exclusión;
v  Que los ciudadanos sean libres y sus derechos estén protegidos por leyes;
v  Que las elecciones sean limpias y sin fraude;
v  Que el país este organizado por leyes sobre la base de una Constitucion.

Los orígenes de la democracia


Parte del proceso de socialización de una persona consiste en construir su propia identidad. Esta siempre se construye por pertenencia a un grupo: para los niños la referencia de la identificación es la familia; los adolescentes buscan diversos referentes sociales para formar una identidad separada de sus padres y distinta. Las diferencias con estos pueden explicarse en que pertenecen a generaciones diferentes. La generación alude a la época en que cada individuo se socializa y las características culturales de ese momento, así es que algunos investigadores consideran que las generaciones pueden considerarse como culturas diferentes en la medida que tienen distintas visiones del mundo, otras creencias, costumbres, etc. Por ello, al coexistir distintas generaciones en un mismo grupo social, como lo es la familia, se expresan estas diferencias culturales. 

La identidad de los jovenes


Parte del proceso de socialización de una persona consiste en construir su propia identidad. Esta siempre se construye por pertenencia a un grupo: para los niños la referencia de la identificación es la familia; los adolescentes buscan diversos referentes sociales para formar una identidad separada de sus padres y distinta. Las diferencias con estos pueden explicarse en que pertenecen a generaciones diferentes. La generación alude a la época en que cada individuo se socializa y las características culturales de ese momento, así es que algunos investigadores consideran que las generaciones pueden considerarse como culturas diferentes en la medida que tienen distintas visiones del mundo, otras creencias, costumbres, etc. Por ello, al coexistir distintas generaciones en un mismo grupo social, como lo es la familia, se expresan estas diferencias culturales. 

Etnocentrismo y Relativismo cultural


El etnocentrismo es la actitud o punto de vista por el que se analiza a otras costumbres o a otros valores culturales diferentes de acuerdo con los parámetros de la cultura propia. Suele implicar la creencia de que el grupo étnico propio es el más importante, o que algunos o todos los aspectos de la cultura propia sean superiores a los de otras culturas.
En oposición a esta se encuentra el relativismo cultural postura que considera que no existen culturas superiores o más evolucionadas que otras y sostiene que cada cultura debe ser evaluada en su propio contexto histórico nacional.
Actividades:
1.       Identifica cuales de las siguientes afirmaciones revelan una postura etnocentrista y cuales una postura relativista cultural:
“La costumbre de comer perros que existe en algunos países de Asia es inaceptable”.
“Los esquimales son aptos para adaptarse al medio hostil en el cual viven”.
“En la Edad Media la gente era muy sucia porque no se bañada a menudo”.
a.       Imagina que sos un antropólogo y te encargaron que realices una exploración a la selva del Amazonas para estudiar una tribu que vive allí y nunca tuvo contacto con otras culturas: ¿Desde que perspectiva la estudiarías: el etnocentrismo o el relativismo cultural? Fundamenta tu elección. 

La negación del "otro" cultural


En varias ocasiones algunas comunidades rechazan a las personas o grupos diferentes en forma extrema a través del prejuicio y la descalificación. Muchas veces en la historia de la humanidad se ha catalogado de “salvajes” o de “barbaros” a las personas o los grupos con diferencias culturales. Estos son dos ejemplos:
1.       En la Antigüedad los griegos usaban la palabra despectiva “barbaro” para referirse a toda persona de otra región, costumbre o raza.
2.       Cuando los españoles llegaron a America llevaron al extremo la posición del “otro” como diferencia; se consideraban superiores a los aborígenes, que eran los primeros habitantes.
La xenofobia se manifestó en muchos momentos de la historia de la humanidad. “Xenofobia” significa odio a las personas extranjeras. En los totalitarismos de mediados de siglo XX – el nazismo, por ejemplo– se llego al extremo del sentido xenófobo.
En las últimas décadas en Europa se han desarrollado muchas expresiones para referirse a personas provenientes de los países latinoamericanos, africanos y asiáticos. También hay prejuicios y acciones que descalifican al otro cultural, por ejemplo a personas que provienen de otros países latinoamericanos. 

Iguales y diferentes: Culturas diversas


Todas las sociedades y grupos humanos poseen elementos universales culturales ya que todas tienen: un lenguaje que les permite comunicarse, una forma de organización a través de la familia, distintas formas de expresarse como el arte, la danza, la danza, etc.
Pero estos universales culturales varían enormemente de una cultura a la otra. Por ejemplo en algunas sociedades es normal la poligamia y en otras se la castiga mediante la ley. A esto se le llama diversidad cultural, la cual permite conocer otras costumbres y otros valores, al mismo tiempo que estimula la tolerancia y el respeto por las diferencias culturales.

¿Qué es la cultura?


Cuando los hombres y las mujeres modifican el medio natural en el cual viven con el fin de satisfacer sus necesidades podemos decir que están creando cultura. Dentro de estas necesidades están la expresión y comunicación (con símbolos, códigos y lenguajes), producciones materiales (casas, libros, pinturas) y producciones no materiales (valores, costumbres, creencias). 

¿Cómo nos convertimos en miembros de una sociedad?


Desde que una persona nace interioriza las normas y costumbres de la sociedad a la que pertenece, en un proceso llamado socialización. Esto les permite a las personas: adquirir autoconciencia, desarrollar autonomía, aprender a desempeñar roles sociales, a ser responsables y aprender a conocer y manejarse en el medio social que los rodea.
Como pasamos la mayor parte de nuestras vidas con alguno o varios grupos sociales, el aprendizaje social es permanente y el proceso de socialización continua a lo largo de toda la vida. Consta de dos etapas centrales donde intervienen distintos agentes de socialización:
La socialización primaria: se produce en los primeros años de vida de la persona en el seno de la familia, que es la principal agente socializadora del niño/a. se encarga de satisfacer las necesidades básicas y de transmitir los valores, costumbres y normas de una sociedad. Enseña las maneras básicas socialmente correctas de comportarse y normas de conducta. Cada familia tiene sus propios valores y creencias y elabora ciertas normas particulares en función de estas.
La socialización secundaria: es el proceso de aprendizaje continuo que dura toda la vida de la persona a partir del contacto con otras agencias socializadoras. Desde el jardín de infantes, pasando por la escuela, los grupos de pares, clubes deportivos, organizaciones políticas y el trabajo conforman los más comunes de los agentes socializadores de la esta etapa. En ella las personas aprenden a desempeñar roles específicos necesarios para el funcionamiento de la sociedad. 

Convivir: normas, usos y costumbres


Vivir en sociedad quiere decir convivir con otros. Para que las personas puedan convivir en sociedad debe existir un conjunto de normas sociales que definieran ciertos comportamientos como apropiados y otros como inapropiados, estableciendo sanciones para quienes no las cumpliesen.
Existen muchas normas y no todas son iguales, entre ellas podemos distinguir:

Los usos y costumbres: son comportamientos esperables y deseables que realizan las personas para que las demás las reconozcan y pueden cambiar a través del tiempo. Cuando alguien se aparta de estos se aplica una sanción informal que indica la no conformidad (como enojo, desaprobación). Por ejemplo como nos comportamos en la mesa, o el uso de las minifaldas en los años setenta y en la actualidad.

Las normas sociales propiamente dichas: establecen lo que es socialmente adecuado para los miembros de una sociedad y prohíben aquellas conductas que son inadecuadas, diferenciándose de los usos y costumbres porque se basan en un criterio sobre lo que está bien y mal, justo o injusto. Hay normas generales para toda la sociedad y cada grupo social tiene las suyas: cada familia tiene sus propias normas que no están escritas; pero otras instituciones más complejas y numerosas tienen sus reglas por escrito, en forma de reglamento.

Otras son las normas jurídicas que rigen en un país, provincia, ciudad establecidas por constituciones, leyes, decretos, etc. Estas poseen una sanción establecida por la autoridad pública quien tiene que cuidar el cumplimiento de las normas y puede utilizar la fuerza para lograr ese objetivo. 

¿Qué es la sociedad?


Una sociedad es un grupo de seres humanos que cooperan en la realización de distintos intereses. Los intereses básicos son su propio mantenimiento y preservación como grupo humano. Hace millones de años, las personas buscaban agruparse para conseguir alimentos, defenderse del peligro de otros animales y protegerse del frio. Hoy vivimos en sociedades más numerosas y complejas que se organizan a través de complicados sistemas políticos y emplean técnicas industriales para la producción de alimentos.
Pero para que exista una sociedad deben cumplirse las siguientes condiciones:
·         Compartir un espacio o territorio;
·         Poseer objetivos comunes;
·         Establecer relaciones de cooperación para el logro de objetivos;
·         Desarrollar relaciones complejas y continuas.
Hablamos de la “sociedad argentina” porque vivimos en el país, tenemos objetivos en común (bienestar, mejorar las condiciones de vida, salud, educación) y cooperamos de múltiples maneras (aceptando leyes, votando a sus representantes).


Actividad: Analiza si en cada una de las situaciones siguientes se cumplen las condiciones para que exista una sociedad.
a.       Un grupo de 15 personas viajando en un crucero por el mar.
b.      400 adolescentes en un recital de los Ratones Paranoicos.
c.       Una multitud de personas que el domingo se juntaron en una cancha de futbol para ver un partido de River – Boca.
d.      Una pequeña comunidad rural que vive de la caza, la pesca y la recolección de plantas comestibles, gobernada por un jefe para su mejor organización. 

Introducción


El comportamiento de los individuos como personas se adquiere viviendo con otros ya que a diferencia de los animales las personas nacemos indefensas y necesitamos continuamente el cuidado de los adultos. Entonces, nacemos con cierta predisposición a ser sociables, porque necesitamos de otros para sobrevivir y aprendemos a participar del grupo durante un largo proceso que consiste en aprender a vivir en sociedad. A partir del contacto con un grupo (en principio la familia) las personas comienzan a desarrollarse como seres sociales para comunicarse y desarrollarse con los demás. 

El diálogo y el reconocimiento del otro


La tolerancia implica el reconocimiento del otro como un semejante y por lo tanto, como un ser digno de respeto. Por el contrario, la intolerancia es el rechazo al otro por lo que es, hace y piensa. La tolerancia positiva y el reconocimiento del otro son la condición necesaria del dialogo.
En efecto, solo el reconocimiento del otro como diferente, pero a la vez como semejante hace posible el dialogo. Y para dialogar es preciso que sepamos que somos falibles, es decir, que nos podemos equivocar, que no siempre tenemos razón y que necesitamos de los otros para acercarnos a la verdad. La verdad no está en nosotros sino entre nosotros. 

Sociedad y Cultura


Aunque son términos que se utilizan como sinónimos podemos distinguirlos: la sociedad remite a los distintos grupos integrados por las personas, mientras que la cultura tiene que ver con las acciones, pensamientos, creaciones y creencias que esas personas realizan y con los valores que consideran validos y aceptables.
Hay que considerar que la cultura es dinámica y que cambia constantemente, ya que las pautas culturales son pautas históricas, por ejemplo: las relaciones entre los varones y las mujeres, los vínculos entre los padres e hijos, etc.
Contexto sociocultural
Es el marco que condiciona nuestras vidas, todos estamos situados en el tiempo y el espacio actuando dentro de una cultura y en una sociedad, relacionándonos con otras personas. Existen personas distintas aun en un mismo contexto sociocultural, porque la construcción de la identidad es el resultado del encuentro con “el otro”.

Actividades:
Leer la letra de la canción “Te guste o no” de Joan Manuel Serrat y contesta:
“Puede que a ti te guste o puede que no, pero el caso es que tenemos mucho en común. Los dos tenemos el mismo miedo a morir, idéntica fragilidad, un corazón, dos ojos y un sexo similar y los mismos deseos de amar y de que alguien nos ame a su vez. Puede que a ti te guste o puede que no, pero, por suerte, somos distintos también. Te guste o no, me caes bien por ambas cosas. Lo común me reconforta; lo distinto me estimula”.
1.       ¿Qué tenemos en común los seres humanos según la letra de la canción? ¿Cuáles son nuestras diferencias?
2.       Escribí otras semejanzas y otras diferencias entre los seres humanos. 

La sociedad es nuestra naturaleza


La idea de que la sociedad es natural al ser humano, fue de Aristóteles un filósofo griego de la Antigüedad. Para él, el ser humano es un ser naturalmente social, puesto que no se basta a si mismo y necesita de sus semejantes para vivir. Todos necesitamos de los otros, necesitamos vivir en común, en comunidad.
Salvo casos excepcionales todos nacemos dentro de una cultura. Sin embargo, cultura no significa que seamos cultos. Aun si no sabemos leer o si no hemos sido educados por profesores, vivimos dentro de una cultura. Otros miembros de ella, en especial los mayores, no dan pautas para interpretar la realidad.
Esto no significa que todos los que nacemos dentro de una cultura pensemos o nos comportemos igual: compartimos un lenguaje, ciertas normas sociales pero recibimos una educación particular, una religión determinada; además cada uno tiene experiencias de vida que son únicas e intransferibles que integran fundamentalmente nuestra forma de ser.

Actividad:
Entrevistar a personas adultas, consúltenles como era un día en sus vidas cuando tenían su edad. Orienten las preguntas a transportes, juegos, los amigos, la vestimenta. Compara con tus propios modos de vivir en la actualidad. 

Ser humanos entre humanos


Los casos presentados anteriormente señalan hasta qué punto los seres humanos se hallan indefensos desde el momento del nacimiento y en qué medida dependen del ambiente social que los rodea. Además, los recursos biológicos con los que contamos los seres humanos son muy pobres si no se acompañan de un proceso socializador.
Ser humanos es ser con otros humanos. Es decir, lo que nos hace humanos es la relación con nuestros semejantes, pues nuestra esencia social nos distingue y nos define de los demás. Nacemos dentro de una comunidad que tiene su lenguaje, tradiciones y normas. 

Individuos sin sociedad


En un bosque de Aveyron (Francia), en 1799, fue encontrado un niño de aproximadamente once años. El chico no había desarrollado una vocalización semejante a la del lenguaje humano. Usaba los pies y las manos para caminar, comía como los animales, olfateaba el alimento antes de comerlo y no tenía interés en la compañía humana.
Otro caso similar fue el de una niña llamada Ana. Ella se mantuvo encerrada en una habitación durante seis años. Recibía solo los cuidados necesarios para no morirse, pero no recibía afecto de nadie. Cuando se la descubrió, tenía 6 años; no podía hablar, caminar ni hacer nada que demostrase cierta inteligencia. Permanecía inmóvil e indiferente a lo que la rodeaba. Ana murió de una enfermedad cuatro años más tarde, pero había hecho muchos progresos: caminaba bien, hablaba con frases sueltas y diferenciaba los colores.
En 1976 se halló en la India un niño de unos diez años en compañía de tres lobos. Caminaba en cuatro patas, comía carne cruda y trataba de morder a la gente. La madre Teresa (célebre monja, ganadora del premio Nobel por su trabajo con los pobres en Calcuta) lo tomo a su cuidado pero fracaso al intentar enseñarle el comportamiento humano y hacerle entender algunas palabras.
Carlota Jackisch y Ruth Seefeld: Socialización, raza y prejuicio.
Buenos Aires: Ediciones Belgrano, 1981 (adaptación).
Para debatir:
¿Por qué el niño encontrado en Aveyron no había desarrollado el lenguaje humano? ¿Por qué comía como otros animales? ¿Por qué no manifestaba interés por la compañía humana?
¿Por qué Ana no podía hablar ni caminar?
¿Por qué el niño encontrado en la India caminaba en cuatro patas, comía carne cruda y trataba de morder a la gente?
¿Qué tienen en común estos casos? ¿Cuáles son sus diferencias? ¿Qué conclusiones sacan de los relatos?

Tipos de sanciones


Las normas jurídicas intentan motivar conductas a través de la sanción y, a veces, de la recompensa. Por ejemplo, si una persona roba un automóvil, se le aplicara una sanción y se le castigara con una pena de prisión. Si alguien paga sus impuestos a tiempo, se le beneficiara con una rebaja en el pago de los próximos vencimientos.
La sanción es la privación de un bien, es decir: si a una persona se la condena a prisión se le estará privando de la libertad, si a otra persona se la condena a pagar una multa, en este caso se le priva de un bien material como el dinero.
La violación de las normas jurídicas ocasiona una sanción concreta y estipulada por la misma norma, como una multa o la cárcel, entre otras. Si violamos una norma moral la sanción es una reprobación de tipo social como el rechazo, el menosprecio, etcétera. Ahora bien, el incumplimiento de las normas de trato social también pueden ocasionar sanciones sociales pero de menos importancia. 

Tipos de normas


Normas jurídicas: su cumplimiento es tan necesario para la convivencia social que el Estado las impone obligatoriamente y si el ciudadano no las acata, aplica una sanción. El individuo está obligado a cumplir normas jurídicas aunque no esté de acuerdo con ellas. Las características de las normas jurídicas son:
*      Generalidad: las normas son dictadas para que sean cumplidas por TODOS.
*      Obligatoriedad: para asegurar su cumplimiento, siempre contiene una sanción.
*      Validez: lo que les da validez, es su origen, es decir, quien las sanciona. No cualquier autoridad puede sancionar una ley. En la Constitución Nacional están detallados los procedimientos que se deben llevar a cabo y quienes pueden sancionar y promulgar las leyes.

Normas morales: establecen que es lo que debe hacerse y que no respecto de los otros. Son más amplias que las normas jurídicas porque regulan conductas que las normas jurídicas no, por ejemplo: “no mentir”. Si alguien miente no recibirá una sanción jurídica, sin embargo ha violado una norma moral y es probable que esa persona reciba una sanción de tipo social, por ejemplo la desconfianza de sus amigos.
Al contrario de las normas jurídicas, las normas morales obligan a quien las considera justas. La persona que actúa bien en sentido moral lo hace porque está convencida de que esa manera es la correcta de proceder. Una conducta moralmente buena es aquella en la que se actúa convencido de la justicia de la norma y de la necesidad de respetarla, no por miedo a una sanción.

Normas de trato social: éstas normas regulan aspectos superficiales de la conducta: buenos modales, cortesía, corrección en el modo de vestir o de comer, en los saludos, etcétera. En otra época tenían mayor importancia que en la actualidad, por ejemplo que una persona mayor se enojara porque un menor no la trataba de “usted. En la actualidad estas normas son mas flexibles aunque siguen existiendo y tienen su peso en las relaciones sociales. 

¿Qué función cumplen las normas?


Muchos de los valores que compartimos en democracia están regulados. Esto significa que existen normas que obligan a los ciudadanos a que estos valores se cumplan. Todos sabemos que son las normas ya que actuamos a diario, de acuerdo a ellas:
·         Cuando jugamos a algún deporte cumplimos con ciertas reglas, si practicamos deportes entre amigos, tratamos de respetar las normas del juego y no pelearnos;
·         En la calle si un semáforo esta en rojo, los vehículos deben detenerse y, entonces, podemos cruzar.
Ninguna sociedad carece de normas ya que son mandatos que establecen la forma en que deben ordenarse las relaciones de las personas. Las normas orientan nuestras conductas, nos dicen que debemos hacer y cómo debemos proceder ante determinadas situaciones. 

Valores en democracia


En la convivencia democrática necesitamos compartir ciertos valores, todos nosotros. Si no nos respetáramos entre nosotros, si no respetáramos nuestras diferencias, si acudiéramos a la violencia para ganar nuestras discusiones, entonces sería muy difícil convivir con los demás.
Hay un serie de valores que hacen a la vida en democracia, como por ejemplo: el reconocimiento del otro, la tolerancia, el dialogo, la renuncia a la violencia para imponer nuestras propias ideas, la solidaridad, etc. Y como todos los valores tienen su contravalor (la polaridad), los opuestos a estos valores son: la intolerancia, la xenofobia, el racismo, el ejercicio de la violencia, el autoritarismo, etc.
Por eso, una sociedad que pretende ser democrática aspira a que sus miembros acepten y defiendan los valores compartidos y que rechacen enérgicamente los contravalores. 

Características de los valores


Polaridad y Jerarquía

A cada valor le corresponde un valor contrario, su contracara. Esta característica se llama polaridad e indica que lo que valoramos no nos es indiferente. Por ejemplo un valor positivo es el amor y su contrario es el odio.
Hay personas que consideran que existen valores superiores a otros, es decir que hay entre ellos una jerarquía de valores. Cada persona con sus acciones, preferencias y elecciones demuestra cuales son los valores que considera superiores y cuales inferiores.
Nuestras preferencias son las que revelan cual es nuestra jerarquía de valores, que puede ser diferente en cada persona y variar a lo largo de la vida. Cuando se produce un conflicto de valores, demostramos cual es nuestra jerarquía. 

Los valores


El origen de nuestros valores

Normalmente valoramos positivamente aquello que nos agrada como una música, una comida; pero también es posible valorar algo que nos desagrada como someterse a un operación para realizar un valor superior como lo es estar saludable.
Hay distintos tipos de valores: los valores estéticos (por ejemplo la belleza del cuadro, la fealdad de la música); los valores éticos (un vecino generoso, cumplir con las promesas); los valores prácticos (la utilidad de las herramientas); los valores económicos (el precio de la ropa); los valores religiosos (ayudar al prójimo).
Nuestros valores están fuertemente influidos por la sociedad en la que vivimos. Pertenecemos a una época y cultura determinadas que nos dan las pautas y criterios a las que se ajusta nuestra apreciación. Nuestros valores coinciden con los valores grupales, familiares y sociales nacidos de la interacción con los demás. 

Ética y Moral


Desde el punto de vista etimológico, “ética” y “moral” tienen el mismo significado. “Ética” proviene de la palabra griega “ethos” que significa “costumbre, habito”. “Moral” proviene de la palabra latina “mos” y significa lo mismo. Pero suele hacerse una distinción entre ambos: la moral es el conjunto de normas que consideramos justas y obligatorias. Estas regulan nuestras conductas y pueden ser diferentes según la cultura o la época a la que pertenezcamos.  Cuando juzgamos las conductas de los demás o decidimos que hacer en una situación determinada consideramos esas normas. Ej.: hombres con pelo largo.
La ética es la reflexión sobre porque esas normas nos parecen justas y obligatorias. La ética es la reflexión sobre la moral, trata de explicar la conducta moral, interesándose por buscar criterios para decidir si una conducta es buena o mala e intenta dar razones sobre cómo debería ser. Apunta a preguntarse qué es lo bueno, que es lo malo, los actos malos son siempre malos, entre otros.
Todos los seres humanos tenemos una moral porque vivimos en sociedad y aprendemos a comportarnos según normas. Pero solo en algunos momentos, nos hacemos preguntas éticas.

Aspecto de una acción libre


Una vez que una acción ha sido desarrollada libremente podemos discutir si ha sido buena o mala. Existen cuatro aspectos con los cuales las podemos distinguir:
1.       El motivo: aquello que impulsa a alguien a actuar de una manera o perseguir un fin determinado.
2.       El fin buscado: es la intención que se persigue y supone la anticipación del resultado que se quiere alcanzar, la decisión de lograrlo y la elección consciente de los medios para hacerlo.
3.       Los medios utilizados: caminos y métodos empleados para alcanzar los fines perseguidos.
4.       Los resultados obtenidos: efectos obtenidos por la acción una vez realizada y puede coincidir o no con el fin propuesto.

Situación 1: José es gerente de una empresa que vende pañales en todo el país. Cuando ve por televisión que piden ayuda para los evacuados por una inundación, decide enviar cien bolsas de pañales. Manda a diseñar una publicidad que dé a conocer la donación realizada por la empresa. A José no le importa demasiado la inundación. Simplemente, ha encontrado una buena oportunidad para promocionar su producto.
Situación 2: Marta tiene tres hijos; dos de ellos todavía usan pañales. Se conmueve al ver por televisión el pedido de ayuda para los evacuados por la inundación. No le sobra el dinero, pero decide mandar tres bolsas de pañales que tiene en su casa.
Situación 3: Pedro presencia un accidente automovilístico y quiere ayudar al herido atrapado dentro de su auto. Intenta sacarlo y lo agarra por los brazos para trasladarlo. Al hacer esto, le provoca una lesión en la columna vertebral. Pedro no sabía que solo en caso de peligro extremo, el accidentado debe ser trasladado fuera del vehículo, y que si hay que mover a la víctima, hay que tomarla por los pies, con las piernas juntas.
Situación 4: Roberto es cirujano. Esta por llevar a cabo la operación más importante y más difícil de su carrera: va a realizar un trasplante de riñón. Sabe que el paciente sufrirá mucho durante el posoperatorio. Pero confía en el mismo y en sus ayudantes. Cree que podrá salvarlo.

Para analizar si la conducta fue buena o mala en primer lugar debe tenerse en cuenta el motivo de la acción. El segundo aspecto es considerar el fin de la acción. El tercero es lo medios elegidos para lograr el fin propuesto y por último es el resultado de la acción. 

Reunidos en parejas analicen cada situación en el orden que corresponde. 

Ignorancia y Coacción


Para adjudicarle a un individuo responsabilidad por sus actos tiene que haber actuado con algún margen de libertad. Esto implicado dos condiciones:
o   Que haya sido consciente sin ignorar las circunstancias y las consecuencias de la acción.
o   Que no existan causas externas que lo obliguen a actuar de un solo modo.
Por ende, la ignorancia y la coacción eximen al individuo de su responsabilidad. Pero no cualquier tipo de estas sino únicamente el que ignora lo que no pudo haber sabido y el que actúa bajo una coacción tan fuerte que no tiene posibilidad de hacerlo de otra manera.


Libertad y Responsabilidad


Libertad y responsabilidad van de la mano, por lo tanto cuando recibimos elogios por una acción realizada no tenemos problema en admitir la responsabilidad. Pero cuando procedemos mal o se nos reprocha por algo, muchas veces buscamos excusarnos no aceptando nuestra responsabilidad. Rehusar la propia responsabilidad es negar la libertad de la acción realizada.
Situación 1: un automovilista conduce su auto por una avenida de la ciudad, por la noche, a velocidad permitida. Las luces del vehículo están en la posición correcta. Cruza con el semáforo en verde, pero, repentinamente, se aparece un peatón que atraviesa la avenida. Intenta esquivarlo. Hace una maniobra brusca, pasa al carril opuesto y atropella un motociclista que venía en sentido contrario, quien sufre varias heridas al caer al asfalto. 
¿El automovilista actuó libremente? ¿Por qué? ¿Es responsable de las heridas causadas al motociclista? ¿Por qué?
Situación 2: Un automovilista conduce su auto por una avenida de la ciudad, por la noche, a gran velocidad (superior a la permitida). Uno de los faros delanteros de su vehículo esta averiado. Cruza con el semáforo en amarillo, pero, repentinamente, se aparece un peatón que atraviesa la avenida. Intenta esquivarlo. Hace una maniobra brusca, se pasa al carril opuesto y atropella a un motociclista que venía en sentido contrario, quien sufre heridas graves al caer al asfalto.
¿El automovilista actuó libremente? ¿Por qué? ¿Es responsable de las heridas causadas al motociclista? ¿Por qué? 

¿Qué significa ser libres?


Todos vivimos sujetos a condiciones, en un contexto determinado que nos ofrece posibilidades y limitaciones, desafíos y obstáculos. Ser libre no significa vivir sin condiciones sino ser capaces de responder de un modo u otro a esas condiciones. No elegimos lo que nos sucede (condicionamientos) pero depende de nosotros como responder a ello (comportamiento). Los comportamientos son distintos en cada individuo. Esto indica que la acción humana está condicionada, pero no determinada. Es libre porque aunque tenga límites estos no son absolutos.
Pero el hecho de que nuestros actos sean libres no significa que podamos hacer cualquier cosa en cualquier momento. Siempre actuamos dentro de circunstancias determinadas y elegimos entre opciones que se nos presentan. 

Libertad: comportamiento humano & animal


El comportamiento de los animales
La ciencia que estudia en comportamiento en su hábitat natural recibe el nombre de etología. Sus investigaciones permiten afirmar que la conducta animal es bastante automática, esto significa que ante la misma situación los animales de la misma especie responden de forma similar. También realizan comportamientos complejos sin haberlos aprendidos de sus antecesores, lo que indica que estos comportamientos están grabados en su información genética.
Las acciones que realizan los animales de una misma especie presentan un carácter invariable en general y tienen como finalidad la satisfacción de sus necesidades. Entre los animales que viven en grupo existe una verdadera organización social. Tal es el ejemplo de las hormigas, las abejas melíferas o las terminas. Las hormigas guerreras defienden a los miembros de su grupo, en especial a la reina y  a las larvas, pero esta defensa suele costarles la vida.
¿Podemos decir entonces que las hormigas guerreras mueren como héroes? No, no es así ya que no eligen actuar de ese modo, solo actúan lo que la naturaleza les manda hacer, respondiendo al mandato de sus genes. No son seres libres porque no pueden negarse a hacerlo, no tienen ninguna alternativa porque no tienen capacidad de elección. Y por esto también es que no pueden ser responsabilizados por sus actos ni juzgados.

La libertad de los seres humanos
A diferencia de los demás animales, los humanos si merecemos elogios o reproches por nuestras acciones porque aunque también somos seres biológicos, no estamos determinados por nuestros genes. Cuando responsabilizamos a una persona por lo que hizo, consideramos que debe de haber actuado libremente, que habrá podido elegir entre distintas alternativas y que habrá tenido conciencia de lo que hacía.

Los condicionamientos de nuestra acción
Todos nacemos en una familia, un lugar y tiempos determinados, eso condiciona nuestra conducta de diferentes formas. Algunas de estas se deben a:
*      La ubicación geográfica en la que vivimos: si vivimos en una zona de temperaturas muy bajas deberemos realizar acciones para soportar el frio y sobrevivir en ese ambiente.
*      Nuestra constitución biológica: ser seres biológicos nos ofrece limitaciones y posibilidades, como ser más saludables o enfermizos que otras personas, más fuertes o débiles, la capacidad física varía según la edad, etc.
*      Las acciones de nuestros semejantes: al vivir en sociedad nuestras conductas se relacionan con otras personas, por lo tanto nuestras acciones suelen condicionarse por pedidos, ordenes, advertencias, consejos, amenazas y todas las cosas que realicemos pueden afectar a otros.
*      Los productos tecnológicos con los que convivimos: desde tiempos prehistóricos el hombre ha creado objetos que ofrecen nuevas posibilidades para la acción pero también la condicionan. Por ejemplo al vivir en una ciudad se hace necesario los diversos medios de transporte, estos han acortado las distancias pero debemos ocuparnos de ellos para que funcionen correctamente. 

Fábula "El Lobo y el Perro" 1° Secundario


Leer la fábula “El lobo y el perro” y contestar. Luego exponer en común.

El lobo y el perro
Un Lobo muy flaco y muy hambriento iba en busca de alimento. Se encontró con un Perro tan relleno que le dijo:”Me extraña que estés de tan buen aspecto. Yo, que soy más sagaz, parezco un retrato de la muerte”.
El Perro respondió:”Sin duda alguna, lograrás, si tu quieres, mi fortuna. Deja el prado; retírate al poblado; servirás de portero a un rico caballero, sin más ocupaciones que defender la casa de ladrones”.
“Acepto, así me libraré de la fatiga a que el hambre me obliga”. A paso diligente, iban marchando juntos amigablemente. El Lobo, mirando al Perro, le dijo: “He reparado en que tienes el pescuezo algo pelado. ¿Qué es eso?”. El Perro respondió: “No es más que la señal de la cadena; me sueltan cuando comen mis señores, y me reciben a sus pies con mil amores; me tiran pan y huesos; me halagan, pasándome la mano por el lomo; yo meneo la cola, callo y como”.
“Todo eso es bueno, dijo el Lobo. Pero estás preso: jamás sales de la casa, ni puedes ver lo que en el pueblo pasa. Amigo, la amada libertad que yo consigo no he de cambiarla por tu próspera fortuna. Marcha a vivir encarcelado; no serás envidiado por quien pasea el campo libremente, aunque tú comas tan glotonamente; porque, al fin y al cabo, no hay manjar para un esclavo”.
Félix Maria Samaniego: Fábulas morales.
Buenos Aires: La Página, 2002 (adaptación)
1.       ¿Cuál es el mensaje que nos deja la fábula?
2.       ¿Por qué el lobo termina rechazando la oferta del perro?
3.       ¿Pensás que el lobo de ésta fabula es libre? ¿Y el perro? ¿Por qué?
4.       Comparen esta situación con otra en la vida real.
5.       En la fábula los animales están humanizados, pero en la realidad ¿son seres libres? ¿por qué?

Introducción a 1° del Secundario


La Ciudadanía

La ciudadanía es un concepto histórico y dinámico que ha variado a lo largo del tiempo y se define como “el conjunto de derechos y responsabilidades que tiene las personas en una comunidad determinada”. Cuando una persona es ciudadana, jurídicamente se la reconoce como perteneciente a un Estado y éste, a su vez, le reconoce derechos y deberes.
Los derechos que gozan los ciudadanos en una comunidad determinada (puesto que varía con las culturas) se dividen en derechos civiles, políticos, económicos, culturales, sociales, etcétera. En el sentido estricto ser ciudadano significa gozar de derechos políticos.
Los derechos políticos hacen referencia a la participación activa de los ciudadanos en el proceso de toma de decisiones políticas en su comunidad. Es decir, todo ciudadano tiene el derecho a elegir mediante el voto a sus representantes y también de ser elegido para ocupar cargos públicos en el gobierno. Pero los derechos políticos son limitados ya que no todas las personas que forman parte de la comunidad gozan de ellos. Los requisitos varían en los países pero en general se vinculan con la edad y la nacionalidad (mayores de 18 años, haber nacido en el país, etc.).

Investigar:
1.       En Argentina ¿cuáles son los requisitos para ser ciudadano?
2.       Las mujeres, ¿siempre pudieron votar? ¿Desde cuándo?
3.       ¿Qué es la ciudadanía activa?