jueves, 23 de septiembre de 2010

Arrancamos

Esto de arrancar un Blog, un Tweet, un Facebook o lo que quieras, SIEMPRE es un despiole. Tenés que llenar mil dos espacios con: Número que calzas, Tiempo que hace que comés milanesas, Una cuenta en otro lugar donde jamás entraste, Cantidad de muelas de juicio que te salieron y demás detalles que NADIE LEE, pero vos, como querés un nuevo Blog los llenás las veces que sean necesarias.
Años de abrir cuentas en lugares donde nunca volvés a entrar pero que necesitas desesperadamente porque es el único sitio que tiene el archivo que buscas, me ha llevado a la conclusión de que aunque le erres en el ultimo cuadrito de las letras "superdifíciles" hay lugares donde ¡safás! Y no tenés que volver a escribir esos garabatos ilegibles, donde le tirás al tun tun  y que sea lo que Dios quiera. Finalmente tuvieron piedad con los usuarios, ¡que gente benévola! Esos tipos merecen que a ellos se les apliquen esas medidas de "seguridad", que solo son difíciles para mi abuela de 75 años que llego a esa edad con mejor vista que la que tendré yo, por no TENER INTERNET y por su desinterés natural en Blogs como éste.
Para empezar es suficiente, propio de quienes pelotudeamos sin final frente a la compu, que al desconectarnos debemos meter 5ta a fondo para llegar a completar nuestras actividades cotidianas.